La Plataforma de Organizaciones de Pacientes plantea a la secretaria de Estado de Sanidad la necesidad de establecer medidas urgentes para proteger a los pacientes crónicos

29 Septiembre 2020

Incidencia Política

  • Durante la reunión con la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, la POP ha trasladado cuáles considera las medidas prioritarias a poner en marcha
  • Por parte de la POP acudieron su presidenta, Carina Escobar, y su directora, María Gálvez

La Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) mantuvo esta mañana un encuentro con la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, a fin de trasladarle las medidas urgentes a llevar a cabo para proteger a las personas con enfermedades o síntomas cronificados durante la crisis provocada por la Covid-19.

Durante el encuentro, tanto la presidenta de la POP, Carina Escobar, como su directora, María Gálvez, agradecieron a Silvia Calzón el recibimiento. “Es importante que se pongan en marcha iniciativas urgentes, dirigidas a proteger a las personas con enfermedades crónicas, pues  los datos de incidencia de la Covid-19 en estos momentos nos llevan de nuevo a una situación compleja”, aseguraron.

Entre las reivindicaciones planteadas por las representantes de la POP, destaca la necesidad de entender que “la situación vivida ha empeorado el estado de salud de muchos de los 10 millones de ciudadanos españoles que convivimos con una enfermedad crónica”, afirmó Carina Escobar, presidenta de la plataforma. “Si seguimos así, sin ofrecer un plan de atención seguro, las consecuencias para los pacientes serán devastadoras”.

Por su parte, la directora de la Plataforma, María Gálvez, quiso destacar la importancia de “apoyar durante esta crisis a los pacientes crónicos en todos los niveles: sanitario, económico, social y laboral”. “Los pacientes crónicos son el colectivo más vulnerable en esta crisis, y no solo en el ámbito sanitario y debemos implantar medidas para que esto se corrija”, señaló. 

Desde la POP se han destacado cuatro medidas en las que trabajar de forma urgente:

  1. Potenciar la comunicación entre las organizaciones de pacientes, la administración y el resto de agentes sanitarios. Deben realizarse campañas de información y concienciación con mensajes dirigidos especialmente a las personas de riesgo y sus cuidadores.
  2. La implantación de un protocolo no Covid-19 en centros sanitarios para continuar otorgando la atención necesaria a los pacientes crónicos. El impacto de la suspensión y aplazamiento de las consultas y pruebas puede suponer un riesgo mayor que el propio Covid-19. Para ello se deben establecer circuitos limpios -diferenciando los casos sospechosos de la Covid-19 de otros pacientes. Dando prioridad en el acceso a las consultas y pruebas a las personas con una enfermedad. En este sentido, debemos tener especialmente en cuenta los riesgos que corren nuestros pacientes en hospital de día oncológico y no oncológicos, y los centros de hemodiálisis.
  3. Deben garantizarse los tratamientos a los pacientes evitando que, por falta de información, caducidad de la receta, visados, etc., haya problemas de adherencia. La dispensación a domicilio ha resultado muy beneficiosa para muchos pacientes y debemos establecer criterios que nos permitan poder seguir manteniendo este servicio para aquellas personas que lo necesiten.
  4. Garantizar una estancia en el colegio segura, con especial atención en los niños de riesgo, y aquellos que conviven con un familiar también vulnerable, que además deben poder acceder a sus terapias en el centro escolar. La escuela debe adaptarse a las necesidades de cada familia para no dejar a nadie fuera del sistema. En estos momentos se hace más patente la necesidad de incorporar la figura de la enfermera escolar en todos los centros.