La campaña Actúa Ahora, Stop Resistencias urge a la acción para combatir entre todos las resistencias antimicrobianas

19 Noviembre 2020

Investigación

  • Se trata de una iniciativa de Pfizer en colaboración con SEIMC, SEMICYUC, SEMPSPH, SEFH, y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) sobre la base de un Documento de Compromiso que establece una serie de recomendaciones para luchar contra las resistencias antimicrobianas
  • Como resultado de las resistencias antimicrobianas se producen en el mundo 700.000 muertes anuales
  • Según el PRAN, el incremento del uso de los antibióticos, en el contexto de la pandemia de COVID-19, podría facilitar el desarrollo de bacterias resistentes

Los medicamentos antimicrobianos, especialmente los antibióticos que actúan contra las bacterias, se encuentran entre los recursos médicos más preciados. Estos, sin embargo, están perdiendo su eficacia de manera alarmante porque los microorganismos mutan o adquieren genes de resistencia y encuentran maneras de resistir a los efectos de los antibióticos. Así, el desarrollo y diseminación de las bacterias multirresistentes (BMR) constituye actualmente una amenaza real para la salud pública mundial, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), produciendo 700.000 muertes anuales en el mundo, y recientemente, se ha estimado que podrían morir 10 millones de personas en el año 2050.

A este escenario de preocupación se han sumado recientemente las voces de la OMS y del Plan Nacional frente a la Resistencia de los Antibióticos (PRAN) al advertir que el incremento del uso de los tratamientos antibióticos, en el contexto de la pandemia de COVID-19, podría facilitar el desarrollo de bacterias resistentes y reducir la eficacia de futuros tratamientos. 

La compañía biofarmacéutica Pfizer, consciente de la magnitud actual del problema, y en su compromiso continuado con el esfuerzo que lidera anualmente la OMS, apoya la Semana mundial de concienciación sobre el uso de los antimicrobianos 2020, del 18 al 24 de noviembre, para aumentar la sensibilización sobre las resistencias antimicrobianas y preservar a los antimicrobianos y, con este objetivo en mente, ha puesto en marcha la campaña Actúa Ahora-Stop Resistencias.

Se trata de una iniciativa que cuenta con el respaldo y colaboración de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), y está cimentada sobre la base de un Documento de Compromiso, que mediante una serie de recomendaciones busca ser una llamada a la acción de la sociedad en su conjunto y de todos los agentes involucrados en este problema de salud pública para impulsar la sensibilización sobre la resistencia a los antibióticos, promoviendo su uso racional; así como la urgente necesidad de fomentar la conciencia global y la educación en la prevención, a través de medidas como la vacunación y en gestos clave como la higiene de manos.

En palabras de Francisco Mesa, director médico de la Unidad de Hospitales de Pfizer, “dados los retos científicos, económicos, de salud pública y ambientales que presenta la RAM, desde Pfizer estamos comprometidos a colaborar con las autoridades sanitarias, organismos de salud pública, sociedades científicas y asociaciones de pacientes para llevar a cabo medidas que ayuden a frenar la propagación de la RAM, como programas que fomenten el uso racional de los antimicrobianos o  que permitan la innovación continua en el desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas”. “En este sentido”, continúa Mesa, “la campaña que estamos presentando responde a nuestro compromiso de seguir haciendo hincapié en la información sobre la RAM, como vía clave para fomentar la educación y la concienciación sobre un problema que nos concierne a todos, con el objetivo de impulsar un cambio de comportamiento en la sociedad”.

Según los datos del último Eurobarómetro sobre resistencia a los antimicrobianos, 1 de cada dos españoles (el 50%) piensa de forma equivocada que los antibióticos son eficaces contra los virus, el 36% cree que son útiles para tratar la gripe o el resfriado y el 5 % consume antibióticos sin prescripción médica. Además, según un estudio realizado en el marco del PRAN, alrededor de un 20 % de los pacientes que acuden a la farmacia solicitando un antibiótico, lo hace sin aportar una prescripción médica. Carina Escobar, presidenta de la POP destaca, “desde nuestra organización creemos imprescindible concienciar a la población para educar sobre la importancia de preservar los antibióticos, a través de su uso racional, contando siempre con su prescripción por parte de un profesional médico, además de insistir en una medida clave como la higiene de manos”.

Hay muchos factores que han acelerado la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos en todo el mundo, entre ellos el uso excesivo e indebido de medicamentos en los seres humanos, en la ganadería y la agricultura; pero también un uso indebido de antibióticos durante la pandemia de COVID-19 podría conducir a la aparición y propagación aceleradas de resistencia a los antimicrobianos. España refleja una bajada en el consumo nacional de antibióticos en salud humana del 11,8 % entre 2015 y 2019, aunque la media total continúa colocándose en cualquier caso por encima de la europea.

Además, las RAM pueden afectar a cualquier persona, sea cual sea su edad o el país en el que viva, como así lo corrobora el informe OCDE 2018, que destaca su impacto sobre la calidad de vida de las personas y en los presupuestos sanitarios. De hecho, según la SEIMC, en nuestro país, más de 35.000 personas mueren cada año con infecciones causadas por bacterias multirresistentes.La peligrosidad de las bacterias depende del tipo de bacteria”, explica el doctor Jordi Vila, presidente de SEIMC y Jefe de Servicio de Microbiología Clínica del Hospital Clinic de Barcelona, “pero también del estado inmunológico del paciente y de si las opciones de tratamiento son escasas y/o inexistentes. Concretamente, el incremento de infecciones debido a bacterias del tipo Gram-negativas multirresistentes a carbapenemas, constituye una de las amenazas para la salud mundial”. Y subraya, “Cuando hablamos de medidas de prevención de las resistencias antimicrobianas, tal y como queremos recordar con la campaña Actúa ahora, Stop Resistencias, es importante seguir la pauta de tratamiento definida por el médico, no interrumpir nunca el tratamiento antibiótico, aunque los síntomas mejoren y, en todo caso, evitar la automedicación”.

Respecto a la diseminación de las bacterias resistentes a nivel intrahospitalario, la SEMICYUC ha liderado con éxito intervenciones en las UCIS a escala nacional mediante la implementación de los Proyectos ZERO, para luchar contra el uso inadecuado de antibióticos y la reducción de las resistencias bacterianas. Su presidente, Ricard Ferrer, explica “En torno a un 60% de los pacientes que ingresan en la UCI reciben algún antibiótico a lo largo de su estancia; ya que el inicio precoz de un tratamiento antibiótico adecuado ha demostrado mejorar la supervivencia de los pacientes críticos”. Y continúa, “Con la implementación de los Proyectos ZERO se consiguió reducir la tasa de pacientes con bacteria multirresistente adquiridas dentro de la UCI desde un 3’7% en los años primeros años hasta un 2’3% en el año 2015”.

Por otro lado, las medidas de barrera e higiene de manos juegan un papel importante, tanto a nivel de la comunidad como a nivel intrahospitalario para evitar la diseminación de bacterias resistentes. Por ello, Jesús Molina, secretario general de la SEMPSHP y jefe del servicio de Medicina Preventiva del Complejo Universitario Insular Materno Infantil de las Palmas de Gran Canaria, ahonda en esto mismo y recuerda, “si se aplicaran unas medidas sencillas como promover la higiene de manos y optimizar el entorno de los pacientes, se podría reducir el riesgo de muerte a la mitad y disminuir en un 40% la carga sanitaria de la RAM”.

La actual complejidad en el manejo de las enfermedades infecciosas y del aumento de las resistencias, también a raíz de la pandemia por COVID-19, han hecho imprescindible en nuestro país el establecimiento de programas de optimización del uso de antimicrobianos en los hospitales (PROA), dentro del Plan Nacional a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN). Jordi Nicolás, vicepresidente de la SEFH, y jefe de servicio de Farmacia, del Hospital Universitario Mútua de Terrassa, considera que “es imprescindible que nuestros hospitales tengan programas PROA transversales y multidisciplinares, dotados de recursos para poder dar respuesta ágil y de calidad en la lucha contra las RAM”. Y concluye,” desde los Servicios de Farmacia Hospitalaria se colabora activamente y siempre desde una óptica multidisciplinar, mediante la selección y posicionamiento de los nuevos antimicrobianos, así como en la adecuación de los tratamientos antibióticos, no obstante, es vital intensificar el trabajo en los PROA, y disponer de indicadores en tiempo real que permitan reducir los tiempos de respuesta”.