En una época en la que muchas personas se encuentran ya de vacaciones y otros están a punto de iniciarlas, la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) recuerda la importancia de que las personas con enfermedades crónicas planifiquen sus viajes teniendo en cuenta todos los aspectos y recomendaciones relacionadas con el cuidado de la salud para evitar posibles complicaciones que puedan surgir durante este periodo estival.

En este sentido, la POP señala que es fundamental llevar un informe clínico completo y actualizado y disponer de la suficiente medicación no solo para todos los días que dure el viaje, también se recomienda llevar medicación extra por si surgen complicaciones inesperadas. Además, aconseja llevar parte la medicación en el equipaje de mano para evitar que se pierda si ocurre algún problema con la maleta o se extravía.

Algunos países tienen una regulación estricta sobre la posibilidad de introducir medicamentos, de modo que, depende del lugar de destino, es importante contar con un certificado médico y que el medicamento esté descrito por su composición y no por su nombre comercial, ya que en otros países el nombre puede ser distinto. Asimismo, es fundamental respetar el horario de tomas de los medicamentos o del tratamiento, de modo que hay que tener en cuenta la diferencia horaria y tomarlo a las mismas horas que se hace en su lugar de residencia para evitar desfases horarios.

Protección solar y fotosensibilidad 

La organización también recuerda la importancia de protegerse del sol. Es fundamental que se extremen las precauciones para evitar la posible aparición de complicaciones. El calor, la deshidratación y la aparición de reacciones cutáneas o infecciones pueden hacer que el estado de salud de algunos pacientes crónicos se vea afectado.

Para evitarlo, se recomienda evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día, usar gafas de sol homologadas, sombreros, beber dos litros de agua al día y comer alimentos que contribuyan a la fotoprotección celular, como frutas y verduras. Además, destaca la importancia de usar protectores solares.

Por otro lado, antes de exponerse al sol hay que consultar con los profesionales sanitarios si el tratamiento o medicación que se está recibiendo puede ser fotosensible, haciendo que el paciente reaccione de forma anormal a la exposición solar y producir complicaciones. En este caso, hay que trasladarle al profesional sanitario esta incertidumbre y decidir, de forma conjunta, si sería necesaria la retirada, reducción o modificación de algunos fármacos para evitar posibles riesgos.

Vacunas

El tema de la vacunación siempre está rodeado de mitos y existe el debate de si son necesarias o no y cuáles son sus verdaderos beneficios. La POP destaca la importancia de la vacunación, especialmente en los pacientes con enfermedades crónicas. Las vacunas son fundamentales para este tipo de pacientes para evitar posibles infecciones o complicaciones que en otros pacientes no serían tan comunes.

Una vacunación adecuada ayudaría a prevenir infecciones. La formación sobre la vacunación en personas con enfermedades crónicas es fundamental tanto para pacientes como para profesionales sanitarios.

En este sentido, ante un viaje a un país tropical, se debe consultar siempre previamente con el médico si las vacunas necesarias para visitar el país en cuestión son compatibles con la medicación o el tratamiento que tenga el paciente de modo que se eviten posibles riesgos.

Share
This