Los pacientes crónicos calificamos con un 5,2 la calidad de la asistencia sanitaria recibida en el último año según el II Barómetro EsCrónicos. Es un dato que da qué pensar… Estaremos de acuerdo en que es preocupante que los pacientes que más utilizan el sistema (quiénes tienen enfermedades crónicas), le pongan una nota tan pobre. Si fuésemos responsables en la gestión sanitaria nacional o autonómica, estaríamos francamente preocupados…

Más datos para la reflexión: sigue decreciendo la satisfacción de los pacientes crónicos con el Sistema Nacional de Salud. Frente a la mitad de los encuestados que considera que está igual de satisfecho que hace un año, 3 de cada 10 pacientes crónicos están menos satisfechos y solo 1 de cada 10 está más satisfecho.

Escúchennos, estamos gritando: algo tiene que cambiar en la asistencia sanitaria si queremos que se mantenga la calidad en la asistencia. Cambio… Nuestra principal demanda de cambio es disminuir la desigualdad de la asistencia entre las Comunidades Autónomas, un asunto que tendrán que considerar los gobiernos que se formen a partir de hoy.

Otro mensaje para los recién elegidos gobernantes: los pacientes crónicos queremos tener el mismo derecho para acceder a los medicamentos en todas las Comunidades Autónomas. No tiene sentido que los españoles tengamos más o menos derechos según la región en la que vivamos: la aplicación de diferentes políticas farmacéuticas en las distintas las autonomías es la principal barrera en el acceso a los tratamientos (farmacológicos, rehabilitación, etc).

Las asociaciones de pacientes consideramos esencial que los nuevos gobiernos que surjan de estas elecciones pongan punto y final a las diferencias en la atención de los pacientes según la región. Y disminuir el tiempo de espera para conseguir cita vuelve a situarse a la cabeza de nuestras reivindicaciones…

Tenemos un mensaje directo para los nuevos gobernantes: los más de 19 millones de pacientes crónicos de España necesitamos un SNS preparado para atendernos a los que estamos y a los que van a venir. Cada año se pierde la oportunidad de avanzar de un SNS orientado a los procesos agudos a un SNS orientado a atender a la mitad de la población de este país: los pacientes con enfermedades crónicas.

Los nuevos gobiernos autonómicos y el Gobierno central tienen la obligación de ponerse de acuerdo y llevar a cabo este cambio imprescindible.

Mirar hacia otro lado o negar la evidencia que arrojan los datos del II Barómetro EsCrónicos no debería ser una opción. Y más ahora que acabamos de vivir unas elecciones que han cambiado el rumbo político en muchas de nuestras regiones. Cambio. Y las asociaciones de pacientes queremos participar en este cambio.

Share
This