El Barómetro Sanitario del CIS 2014 nos vuelve a dar la razón a los pacientes crónicos. Ya lo advertimos en la presentación del Barómetro EsCrónicos 2015: primero porque el barómetro del Gobierno no discrimina entre pacientes agudos y pacientes crónicos, con lo que no conoce nuestra opinión; y en segundo lugar, porque se confirma que las personas con enfermedades crónicas somos más críticas con un Sistema Nacional de Salud que utilizamos más que el resto de la población.

barometro-sanitario-cisAsí las cosas, podemos felicitarnos por haber creado nuestra propia encuesta, avalada por la Universidad Complutense de Madrid, para conocer cuál es la opinión de las personas con patologías crónicas sobre la calidad de la asistencia sanitaria que reciben. Somos los únicos que contamos a la sociedad qué opinan los pacientes crónicos en este sentido.

De este modo, es significativa la comparación de alguna de las cifras que arrojan cada barómetro:

Para los pacientes crónicos, la calidad de la atención sanitaria recibida en el último año es 1,1 puntos inferior a la satisfacción expresada por la población general: un 5,2 frente a 6,31 puntos. Dónde sí coinciden ambas encuestas es en que esta satisfacción está en etapas bajas: el Barómetro Sanitario del CIS ha registrado la peor nota de satisfacción desde 2008.

Respecto a la opinión general de la población (usuarios y no usuarios), el 62,7 % manifiesta que el sistema sanitario en España funciona bien o bastante bien aunque necesite algunos cambios, mientras que el 36,2% piensa que necesita cambios fundamentales.

En el Barómetro EsCrónicos 2015, el 86% de los encuestados opina que el modelo es válido pero necesita cambios para mantener la calidad. En este sentido, 4 de cada 10 piensan que estos cambios deben ser importantes. Comprobamos de nuevo cómo la opinión de los pacientes más frecuentadores del sistema es también más crítica. En ambos casos, la opción más utilizada es la sanidad pública frente a la sanidad privada. En el caso del Barómetro Sanitario del CIS, además, se añade que la mayoría de los ciudadanos (69,6%) considera que la mejor gestión de la sanidad pública la realiza la propia Administración pública, mientras que el 11,2% opina que las empresas privadas pueden gestionarla mejor.

En conclusión, observamos cómo es necesario continuar trabajando en el Barómetro EsCrónicos como única herramienta que nos ofrece datos fiables sobre la satisfacción de los pacientes crónicos con la atención sanitaria.

Y como segunda conclusión, seguimos confirmando que el Sistema Nacional de Salud necesita realizar una profunda reflexión y pasar de una gestión centrada en la atención de pacientes agudos a una gestión centrada en la cronicidad.

¡Seguimos trabajando!

Share
This