El padecimiento de una enfermedad crónica conlleva frecuentemente efectos invalidantes o síntomas que nos impiden poder trabajar normalmente; incluso, a veces, debido a su intensidad o gravedad, nos impiden poder realizar determinadas tareas de nuestro puesto de trabajo o, en los casos más graves, nos incapacitan totalmente para trabajar. Estas situaciones están previstas y reguladas […]